La línea de la concordia (2015), Cortometraje protagonizado por Cinthia Reyes, exalumna

                                                                                    

 

He sabido de este cortometraje, dirigido por Carolina Parra del Riego, solo hace muy poco tiempo, aunque es del año 2015, y al enterarme de que dos de los que participan en él han sido estudiantes del colegio San Agustín, he querido verlo y reseñarlo. Es parte de lo que realizan nuestros exalumnos. Se lo puede encontrar en Youtube.

Un modesto bus va desde Chile a Perú –Santiago a Lima–, lleva a algunos somnolientos pasajeros. Entre ellos destaca una pareja –él peruano; ella, chilena– y un hombre, también peruano, que viaja con una niña, su hija. Son los días inmediatos al Golpe Militar del 73, pues se escuchan las voces de los bandos militares de entonces. En una parada, ya de noche, sube un soldado y los hombres son conminados a bajarse. Lo hacen el hombre de la pareja y el que va con la niña. Todos. Son sometidos a un estricto control de identidad, uno de ellos no regresa: el hombre que iba con la mujer, después del monólogo de un soldado ante el hombre, cuyo documento de identidad dice que se llama Vladimir, lo que motiva la ironía del uniformado, aludiendo al líder comunista de la Unión Soviética Vladímir Ilich Uliánov. La imagen se va a oscuro y se oye un disparo.

Sigue el bus avanzando hasta que llega la mañana y los pasajeros se bajan “a estirar las piernas”, la próxima detención será ya en el Perú, en Tacna, avisa luego el conductor, un territorio en que las leyes son otras. En este caso, la tierra de la libertad. Más adelante, el último control en Chile. Sube al bus un militar, esta vez se les piden documentos no solo a los hombres, se supone que la mujer no los lleva o si lo hace estos la condenarán en esa situación, pero el peruano que va con su hija se sienta a su lado mientras el soldado revisa los documentos de otros pasajeros, arriesgando heroicamente todo; la mujer y la niña simulan estar dormidas y el hombre no puede sacar los documentos que, supuestamente, llevaría en un lugar al que no tiene acceso fácil porque lleva en su brazos a la niña dormida y la mujer apoyada en su hombro, también durmiendo, cansadas del largo viaje desde Santiago, lo que explica al soldado. Tiene sus manos ocupadas ciertamente. Se lo dice al militar, este duda, señala que no tiene por qué hacer una excepción (ya antes han bajado a otra mujer, ya de edad madura, por ir sin documentos; no se sabe su destino, pero no sigue viaje), se producen unos momentos de extrema tensión, finalmente el joven soldado los deja seguir. Queda a la interpretación del espectador si no se dio cuenta del pretexto  o si lo supo, los dejó pasar. Luego ya están en Tacna, allí se baja el peruano y la mujer, que está embarazada, seguirá en el bus.

Basada, como dice en los créditos, en una historia verdadera, el cortometraje nos habla del momento histórico de Chile inmediatamente al Golpe Militar, la fraternidad chileno-peruana, la humanidad y destino de unos prófugos del régimen que ha asumido el poder, entre ellos una mujer chilena que escapa de un sino fatal.

La actriz (U. Mayor) que encarna a la mujer es Cinthia Reyes, exalumna del colegio San Agustín de Santiago. El asistente de dirección, Álvaro Rosales (UNIACC), también exalumno del colegio.

JM.R., julio de 2017.